Alertas

Promedios de anomalías de temperatura superficial oceánica superiores a +0.5°C se han mantenido en la región del El Niño 3.4, esto indica la presencia de un Niño débil cuyo contenido calórico fue suficiente para cambiar la circulación regional entre los meses de octubre 2014 a febrero 2015. El transporte del contenido calórico desde el Pacífico Central (Niño 3.4) a las capas superiores de la atmósfera, aumentó el gradiente térmico en la baja estratósfera el cual intensificó la corriente de chorro subtropical a  velocidades superiores a las normales (Figura 2).  Esta condición termodinámica se sumó a la fase positiva de la oscilación del ártico y juntos mantuvieron el vórtice circumpolar elongado sobre el territorio de Estados Unidos (Figura 3), conduciendo a todo el Hemisferio Norte a una temporada invernal que superó los récords de frío desde 1882.  El frío récord abarcó también los países de Europa, Asia y las regiones centrales del noreste de Rusia como Siberia. Las muertes por el frío alcanzó cifras alarmantes cercanas a los 600 en Europa, 130 en la India, cerca de 300 en Rusia, entre otros.

Como consecuencia de la presencia de la fuerte corriente en Chorro Subtropical, los frentes fríos se desplazaron sobre el territorio de Estados Unidos en trayectorias hacia el este internándose en el Atlántico y no en proyección hacia el sur, por lo que no afectaron directamente a Costa Rica (ver Boletín UCAGRO N°6 del 2014).

Sobre el Atlántico Tropical predominó el viento alisio fuerte proveniente del Anticiclón semipermanente de las Azores, el cual fue reforzado sobre las regiones al noreste del Océano Atlántico por las corrientes de aire descendente de la corriente en Chorro subtropical (figura 4)